Pintando un espejo

Éste es el espejo que tengo en mi recibidor. Lo rescaté de un destino amargo y polvoriento dentro del armario de un familiar y decidí darle un toque de color. A continuación os dejo unas imágenes del proceso. ¡Espero que os guste!

Éste era el espejo. Quizá a muchos de vosotros os guste el color original, pero en nuestra casa predominan el blanco y los colores vivos. Así que nos decidimos por un verde.

Para que se adhiera cualquier pintura es necesario darle una capa previa de preparador de superficies. Yo utilicé éste . También necesité una brocha mediana para las superfícies más grandes y un pincel redondo para los detalles.

Así es como queda:

Tras unas horas (hay que esperar a que seque completamente), ya se puede pintar con el color deseado. Cualquier tipo de pintura es válida, yo usé la pintura plástica para paredes. Tuve que darle unas tres capas para que quedara un color uniforme y brillante.

Así que ya sabéis, si tenéis marcos, espejos o cualquier otro objeto susceptible de ser pintado, os animo a que lo probéis!

¡Hasta pronto! ;)

Bibiana